Biografías Cortas

Biografía Corta de Johann Goethe

Biografía Corta de Johann Goethe

Ficha Biográfica

Conocido por Influyente escritor alemán
Nacido 28 de agosto de 1.749, Fráncfort del Meno, Alemania
Fallecido 22 de marzo de 1.832 (82 años), Weimar, Alemania
Movimiento/estilo Clasicismo e ilustración
Obras notables Fausto”, “Las penas del joven Werther”, “Los años de aprendizaje de Wilhelm Meister”, “Las afinidades electivas”, “Prometeo”, “Diván de Oriente y Occidente”, “El aprendiz de brujo”, “Der Erlkönig”

Biografía Resumida


Introducción

Entre los autores alemanes, Goethe ocupa un lugar comparable al de Shakespeare en la literatura inglesa. La personalidad de Goethe se revela por doquier en sus escritos, y muchos lectores han encontrado al propio Goethe aún más fascinante que los personajes que creó en sus relatos y poemas.

Primeros años

Johann Wolfgang von Goethe nació en Fráncfort del Meno en 1.749. De joven estudió Derecho, pero pronto se interesó por la literatura. Se vinculó al movimiento Sturm und Drang (tensión y distensión), que pretendía derribar las convenciones literarias y sociales en busca de una mayor autenticidad.

El primer drama de Goethe, “Götz von Berlichingen”, formaba parte de esta tendencia, al igual que el primer borrador de un drama basado en la leyenda de Fausto, que se convertiría en el proyecto de su vida. Pero fue su primera novela, “Las penas del joven Werther”, la que le dio fama internacional. La historia de un joven sensible y apasionado abocado al suicidio por amor a una mujer inalcanzable resonó en el culto contemporáneo a la sensibilidad y se convirtió en un bestseller europeo.

Carrera

La fama de Goethe le valió una invitación del duque Carlos Augusto de Sajonia-Weimar-Eisenach para acudir a su corte en Weimar. La ciudad sería el hogar de Goethe durante el resto de su vida, y se convirtió en un activo miembro del gobierno del pequeño estado de Karl August. Sin embargo, la vida en la corte y las obligaciones oficiales le dejaron poco tiempo para la literatura y, aunque siguió escribiendo, publicó comparativamente poco durante su primera década en Weimar.

Cada vez más frustrado por esta situación, en septiembre de 1.786 Goethe huyó a Italia, donde permaneció casi dos años. Este periodo fue de gran importancia para Goethe, ya que renovó su creatividad como escritor y le proporcionó una profunda apreciación de la cultura clásica que influiría en su obra de madurez.

A su regreso a Weimar, Goethe pudo dedicar más tiempo a la escritura y a los estudios científicos y anticuarios. Por fin completó proyectos inacabados y abandonados, como las obras “Egmont” y “Torquato Tasso”, y comenzó otros nuevos. Su amistad con Friedrich Schiller (dramaturgo alemán), hasta entonces distante, se convirtió en una estrecha amistad, basada en parte en una admiración común por la cultura clásica, que ambos promovían como modelo estético para los escritores contemporáneos.

Muerte y legado

La primera década del siglo XIX trajo importantes cambios personales a la vida de Goethe: la muerte de Schiller en 1.805 le afectó profundamente, y en 1.806 se casó con la que había sido su amante durante casi veinte años, Christiane Vulpius, después de que ésta defendiera su casa de los merodeadores franceses.

Aunque había desaprobado la Revolución Francesa y temía por el futuro de Weimar como Estado durante el periodo napoleónico, Goethe admiraba al propio Napoleón, a quien conoció en 1.808. Cuatro años más tarde conoció a Beethoven y, aunque reconocieron el genio del otro, ambos quedaron personalmente decepcionados. Beethoven consideraba a Goethe demasiado cortesano, mientras que Goethe desaprobaba la personalidad "indómita" de Beethoven.

A punto de cumplir 60 años, Goethe se estaba convirtiendo en una especie de gran anciano de las letras alemanas. Tenía muchos admiradores entre los escritores más jóvenes, aunque en gran medida no simpatizaba con el movimiento romántico que llegó a dominar la literatura de principios del siglo XIX.

Siguió escribiendo y publicando hasta su muerte en 1.832, y en sus últimos años trabajó sobre todo en la segunda parte de “Fausto”, en muchos aspectos un compendio de su pensamiento social, político y filosófico de las últimas décadas de su vida.

El Fausto completo es la obra más famosa de Goethe y a menudo descrita como el arquetipo del drama alemán, pero su reputación e influencia siguen siendo reconocidas mucho más allá de la literatura y mucho más allá de Alemania.

Si te ha gustado esta biografía, tal vez pueda interesarte alguna otra:

Comparte nuestra web

Si te ha gustado lo que has visto ayúdanos a darlo a conocer a más gente:

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Pinterest