Resúmen breve de La Metamorfosis

Resumen Corto de La Metamorfosis

Resumen Corto de La Metamorfosis

Ficha del Libro

Título original Die Verwandlung (A veces también traducido como, La Transformación)
Autor Franz Kafka
Género Relato, novela existencial
Año de publicación 1.915

Sinopsis


La Metamorfosis” de Franz Kafka narra la historia de Gregor Samsa, un viajante de comercio que se despierta un día transformado en un insecto gigante. Incapaz de trabajar, su familia se ve obligada a adaptarse a su nueva realidad. Con el tiempo, Gregor se convierte en una carga para su familia, especialmente para su hermana Grete, quien se encarga de su cuidado. Finalmente, Gregor muere, liberando a su familia de la carga que representaba. La novela explora temas de alienación, culpa e identidad.

Resumen Breve

Gregor Samsa se despierta y descubre que se ha transformado en un insecto gigante. Gregor examina brevemente su nuevo cuerpo, pero sólo se pregunta momentáneamente qué le ha ocurrido. Su atención pasa rápidamente a observar su habitación, que le parece muy corriente pero un poco pequeña, y un recorte de revista enmarcado de una mujer con pieles colgado de la pared. Como no puede ponerse de lado, Gregor no puede dormirse, así que empieza a pensar en su trabajo.

Es viajante de comercio y odia viajar porque no le gusta preocuparse ni madrugar. El jefe de Gregor en el trabajo es extremadamente tirano, y Gregor quiere dejar el trabajo pero no puede hacerlo hasta que haya pagado las deudas que sus padres tienen con el jefe.

Gregor quiere levantarse para ir a trabajar, pero de repente se da cuenta de que ya llega tarde y debe de haberse saltado el despertador. No puede decir que está enfermo porque no ha faltado ni un solo día al trabajo en cinco años y parecería sospechoso. La madre de Gregor le llama y él le contesta, dándose cuenta de que su voz está cambiando. El padre de Gregor y Grete, su hermana, se dan cuenta de que sigue en casa e intentan entrar en su habitación, pero él ha cerrado las puertas con llave y no pueden entrar.

Gregor intenta levantarse de la cama, pero le resulta muy difícil. Se da cuenta de que se le ha hecho muy tarde y se tumba esperando que la situación se resuelva con un poco de lucidez. De repente suena el timbre y su gerente entra en la vivienda. Gregor se levanta de la cama enfadado porque su empresa va a buscarle si llega un poco tarde.

La familia le ruega a Gregor que abra la puerta, pero él se niega. La señora Samsa insiste en que Gregor debe de estar enfermo o no actuaría así. El gerente pierde los nervios y le dice a Gregor que está sorprendido por su actitud, insistiendo en que su posición en la empresa no es inexpugnable porque últimamente su trabajo ha sido deficiente.

Gregor se enfada por este discurso e insiste en que simplemente se siente un poco indispuesto pero que pronto volverá al trabajo. Él replica que su negocio no ha ido mal últimamente. Debido a los cambios en la voz de Gregor, nadie de fuera entiende nada de lo que dice. Temiendo que esté enfermo, sus padres envían a Grete y a la criada a buscar al médico y al cerrajero. Con gran dificultad, Gregor consigue abrir la puerta por sí mismo.

Al ver a Gregor, el gerente retrocede mientras su padre se echa a llorar. Gregor le ruega que le explique la situación de la oficina y que le defienda. Dice que volverá a trabajar con mucho gusto y le pide que no se vaya sin darle la razón. Gregor intenta detener a su superior para evitar que se marche con una visión tan negativa de las cosas, pero entonces su madre, retrocediendo, derriba una cafetera, provocando un alboroto y dando al gerente la oportunidad de escapar. El padre de Gregor coge un bastón para llevar a su hijo de vuelta a su habitación. Gregor se queda atascado en la puerta y su padre lo empuja, hiriéndolo en el proceso, y cierra la puerta tras de sí.

Gregor se despierta al anochecer y huele comida. Se da cuenta de que su hermana le ha traído leche con pan. Gregor intenta beber la leche, pero le repugna el sabor. Se da cuenta de que su padre no está leyendo el periódico a la familia como suele hacer y hay un silencio absoluto en el apartamento. Quiere que alguien entre en su habitación, pero las puertas están cerradas por fuera y nadie quiere entrar.

Gregor se mete debajo del sofá, donde se siente más cómodo, y decide que tiene que ayudar a su familia a superar esta difícil situación. Grete le trae una variedad de alimentos para determinar qué comerá. Tira todo lo que no se termina, aunque él no lo haya tocado. Se esconde bajo el sofá para evitar que ella tenga que verlo.

Suponiendo que Gregor no puede entender nada, nadie le habla directamente, así que se entera de lo que ocurre escuchando sus conversaciones a través de la puerta. Se entera de que la familia tiene dinero ahorrado del negocio de su padre, que había quebrado hacía cinco años. Gregor no sabía nada de ese dinero y, cuando el negocio de su padre se vino abajo, se había volcado en su trabajo para sacar adelante a su familia. Sin embargo, la emoción anterior de la familia al recibir sus ingresos se había esfumado, y él sólo mantenía una relación estrecha con Grete, a quien había querido enviar al Conservatorio para que estudiara violín.

Gregor vigila atentamente sus movimientos, ya que cualquier ruido que haga distrae a su familia. De sus conversaciones se entera de que, además del dinero del negocio, la familia también ha ahorrado dinero de su sueldo, pero no es suficiente para vivir mucho tiempo. Siente una profunda vergüenza cada vez que se menciona el dinero.

Se da cuenta de que su visión está empeorando, de modo que ya no puede ver al otro lado de la calle. Cada vez que Grete entra en la habitación, corre a abrir la ventana, lo que molesta a Gregor. Al darse cuenta de que su hermana se siente incómoda en su presencia, idea una forma de cubrirse con una sábana para no ser visto. Los padres de Gregor nunca entran en su habitación, y cuando su madre suplica ver a su hijo, los demás la retienen.

Gregor descubre que le gusta trepar por las paredes y el techo. Al darse cuenta de ello, su hermana decide darle más espacio quitando los muebles de su habitación y pide ayuda a su madre. La madre de Gregor dice que así parecerá que renuncian a la recuperación de Gregor, pero Grete no está de acuerdo.Al oír la voz de su madre, Gregor se da cuenta de la importancia que tienen los muebles para él. El ruido que hacen las mujeres le molesta, y decide salir de su escondite para salvar el cuadro enmarcado de la pared de que se lo lleven.

Al verle, su madre se desmaya y Grete sale corriendo de la habitación en busca de medicinas con las que reanimarla. Gregor le sigue y, cuando su hermana le ve, entra corriendo en su habitación y cierra la puerta, dejando a Gregor atrapado fuera. Su padre llega y lo encuentra fuera de su habitación y comienza a lanzarle manzanas. Una de ellas se incrusta en la espalda de Gregor, dejándole casi lisiado. Mientras pierde el conocimiento, su madre suplica a su marido que perdone la vida de su hijo.

La lesión de Gregor hace que la familia decida aceptarlo mejor y le dejan la puerta abierta para que pueda vigilarlos. Están muy callados la mayor parte del tiempo y extremadamente cansados por los trabajos que han aceptado. Nadie se molesta demasiado con Gregor. Han sustituido a la criada por una sirvienta. Gregor, tumbado en su habitación, recurre a su memoria.

La familia se plantea mudarse, pero no pueden porque no saben cómo trasladar a Gregor. Éste se enfada porque le descuidan. Grete apenas limpia su habitación y ya no se preocupa mucho por su comida. Cuando su madre intenta limpiar la habitación en ausencia de Grete, se desencadena una pelea familiar.

La mujer de la limpieza, al descubrir a Gregor, no siente repulsión, sino que se dedica a burlarse de él, lo que le molesta sobremanera. Tres inquilinos se han mudado al apartamento, y el exceso de muebles, así como todos los trastos superfluos, se trasladan a la habitación de Gregor, de modo que éste apenas tiene espacio para moverse. También deja de comer casi por completo. La puerta de su habitación suele permanecer cerrada por culpa de los inquilinos, pero a Gregor ya no le importa y a menudo la ignora incluso cuando está abierta.

Los inquilinos, que son dominantes y reciben demasiadas atenciones y respeto de los padres de Gregor, piden a Grete que toque el violín en el salón cuando la oyen practicar. Grete empieza a tocar, pero los inquilinos se cansan pronto y se alejan para mostrar que están decepcionados con su forma de tocar. Gregor, sin embargo, se siente atraído por la música y se arrastra fuera de su habitación para acercarse, soñando con conseguir que Grete toque para él en su habitación y con contarle sus planes de enviarla al Conservatorio. De repente, los inquilinos se fijan en Gregor y avisan inmediatamente, diciendo que no pagarán por el tiempo que han vivido allí.

Grete se adelanta y les dice a sus padres que tienen que deshacerse de Gregor. Su hermana cree que si realmente fuera Gregor, se habría marchado por voluntad propia y les habría dejado vivir su vida en paz. Al darse cuenta de repente de que sólo siente amor y ternura por su familia, Gregor comprende que su hermana tiene razón y que debe desaparecer. Regresa a su habitación, espera hasta el amanecer y muere.

La familia de Gregor se alegra, pero también llora su muerte. El Sr. Samsa echa inmediatamente a los inquilinos y la familia decide tomarse el día libre y dar un paseo. Se sienten aliviados y el futuro les parece brillante. Los padres se dan cuenta de que su hija ha crecido y deciden que es hora de buscarle marido.

Personajes

Personajes Descripción / Rol
Gregor Samsa Un vendedor ambulante que odia su trabajo pero se ve obligado a conservarlo para mantener a su familia y pagar las deudas de su padre. De repente, Gregor se transforma en un insecto gigante. Sin llegar a aceptar su metamorfosis, lucha contra un intenso sentimiento de culpa, como si su incapacidad para mantener a su familia fuera culpa suya. Aunque liberado de su trabajo, Gregor es ahora una carga para su familia y permanece encerrado en su habitación. Aislado y abandonado, Gregor es una metáfora del ser humano oprimido por el capitalismo y alienado del trabajo, de la familia y de sí mismo.
Grete La hermana pequeña de Gregor. Es la única de la familia con la que Gregor intimaba. Al principio, se encarga de limpiar su habitación y darle de comer. Con el tiempo, sin embargo, pierde interés en ello y lo deja solo. Grete, que al principio se preocupó tanto por Gregor, es también la primera en afirmar que la familia debe deshacerse de él. Gregor había planeado utilizar todo su dinero para enviar a Grete al Conservatorio a estudiar violín, y su forma de tocar despierta su humanidad.
El señor Samsa El padre de Gregor, tras haber vivido una “vida laboriosa aunque infructuosa” y haber hundido su negocio, se ha vuelto excepcionalmente perezoso, sin hacer nada mientras su hijo gana todo el dinero. Cuando llega la desgracia, el Sr. Samsa se pone un uniforme y se pone a trabajar. Desde el principio sospecha del transformado Gregor, y siempre supone lo peor si su hijo sale de su habitación. Primero hiere a Gregor al intentar empujarlo a su habitación y luego lo lisia lanzándole una manzana por la espalda.
La señora Samsa La madre de Gregor también se ve obligada a trabajar para ganar dinero para la familia. Su relación con Gregor es la de una madre obediente y cariñosa, pero su tendencia a desmayarse al verle no es propicia para ayudarle. Después de rogarle que la dejara ver a Gregor, por fin la dejan entrar en su habitación, pero se desmaya en cuanto aparece. Entonces procede a salvar a Gregor de la ira de su padre, que le arroja manzanas. Sin embargo, como la señora Samsa es extremadamente callada y siempre hace lo que se le ordena, sus opiniones sobre los asuntos familiares permanecen desconocidas y su personalidad queda subsumida en la autoridad de su marido.
Gerente Él mismo se presenta en casa de Gregor en persona cuando éste llega tarde al trabajo y altera así a toda la familia. Cuando Gregor no abre su habitación, el gerente le dice a Gregor, delante de la familia, que es sospechoso de haber robado dinero y que su trabajo es muy insatisfactorio, aunque esto no es cierto.
La mujer de la limpieza La mujer de la limpieza es la última sirvienta que queda en la familia, contratada tras el despido de los demás. No siente repulsión por Gregor, sino que intenta jugar con él, molestándole mucho. Es el único personaje que atribuye inteligencia a Gregor.
Los inquilinos Caricaturas de caballeros, los inquilinos dominan a la demasiado servil familia Samsa. Acceden porque la familia necesita dinero, y se encargan de llevar la casa, asegurándose de que todo esté ordenado y de que no haya nada superfluo. Los inquilinos inspeccionan minuciosamente la comida y se muestran descorteses cuando Grete toca el violín. A la primera señal de Gregor avisan y se niegan a pagar la habitación. Finalmente, el señor Samsa se impone, revelando la cobardía de los inquilinos ante la autoridad.
Criada (Anna) La criada se queda después de la metamorfosis de Gregor, pero pide que la dejen encerrarse en la cocina si no la necesitan. Los Samsa la despiden cuando se quedan sin dinero para pagarle.
Cocinera Pide permiso para marcharse de la familia en cuanto se entera de la metamorfosis de Gregor. Se muestra muy agradecida cuando le permiten marcharse y promete no hablar a nadie de Gregor. Al igual que los demás criados, la cocinera sirve para demostrar la “alta vida” que llevaba la familia a costa de Gregor.

Si te ha gustado este resumen, tal vez pueda interesarte algún otro:

Comparte nuestra web

Si te ha gustado lo que has visto ayúdanos a darlo a conocer a más gente:

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Pinterest